Genealogías – Josetxo Cerdán y Miguel Fernández Labayen

  1. Quiénes somos

Nos acaban de conceder un proyecto de investigación de los planes nacionales: Cartografías del cine de movilidad en el Atlántico Hispánico (CSO2017-85290-P). No es tan importante que sea el cuarto en una serie que comenzó en 2008, como que quizá es el más osado y, por qué no decirlo, ambicioso de todos ellos. Un reto que nos planteamos a nosotros mismos y ahora tenemos cuatro años por delante para cumplir. Sin renunciar a seguir desarrollando nuestros trabajos de investigación y expandiendo, en lo posible, una red internacional de alianzas en la que venimos trabajando desde hace años, hemos apostado por realizar acciones que transciendan a la sociedad y la transferencia en colaboración con otras instituciones públicas y privadas.

  1. De dónde venimos

Entre 1999 y 2001, antes del imperio Google e incluso la Web 2.0 (2003), un colectivo de personas con distinto tipo de vinculación a la universidad española se propuso, bajo el nombre de “Ciento Volando”, lanzar unos boletines (working papers en el sentido académico, fanzines digitales en el sentido agitador) que removiesen las tranquilas aguas de los estudios de comunicación en nuestro país. Lo que se perseguía era un cambio de modelo de trabajo en investigación, que se alejase de las tradicionales perspectivas estéticas y económicas, para proponer reflexiones sobre ‘el capital simbólico de los mensajes que transitan por los medios’. En otras palabras, se aspiraba, ni más ni menos, que a introducir el giro cultural. La forma de distribuir los boletines no era otra que lo que hoy conocemos como una lista de correo en la que se sumaban e-mails de amigos y conocidos a modo de efecto bola de nieve. También se aceptaban comentarios a lo escrito mediante correos de respuesta que se incluían como apostilla en el siguiente boletín. Así de amateur resultaba en aquel momento la interactividad. En los dos años que estuvo viva la iniciativa fueron cuatro los boletines que se llegaron a editar, pero sus temáticas dejan clara una amplia gama de preocupaciones (del rap al cine español, del universo televisivo finisecular a la generación de conocimiento en España), a la vez que desarrollan acercamientos teóricos que apuntan a la circulación de capitales culturales, simbólicos, económicos y humanos en partes iguales. La última intervención pública del colectivo tuvo lugar en el IX Congreso de la Asociación Española de Historiadores del Cine (Valencia, 2001) ‘paradójicamente, “Ciento Volando” no ha vuelto a intervenir como grupo y nadie desde entonces se ha reclamado en España explícitamente heredero de la tradición de los estudios culturales’ (Palacio, 2007: 73). Para situarnos en el tiempo, como el propio Palacio recordaba en ese mismo texto, la publicación anglosajona de referencia en el campo de los estudios culturales hispanos, el Journal of Spanish Cultural Studies, veía la luz precisamente en el año 2000, mientras que aquellos cuatro boletines ‘verdaderos materiales iniciales para un debate sobre los estudios culturales en España, no llegaron nunca a publicarse y reposan en algún recóndito lugar del ciberespacio’ (Palacio, 2007: 73).

Los documentalistas saben que, como el buen vino, las imágenes y sonidos que ruedan en el presente ganan cuerpo con el paso del tiempo. Lo que hoy parece anodino, mañana está cargado de significado. Mirar hoy hacia atrás para volver a pensar la experiencia de “Ciento Volando” desde la atalaya de TECMERIN nos permite ser un poco más optimistas que Manuel Palacio en 2007.

  1. A dónde vamos

Hoy nuestros estudiantes se debaten entre convertirse en productores de TRAP, youtubers de (relativo) éxito, o realizar un Trabajo de Final de Grado que les abra las puertas, si no de la industria cinematográfica, sí al menos de los festivales (y estos tres casos están basados en ejemplos reales y que conocemos, de estudiantes que hemos tenido en estos años en nuestros cursos y, como se verá a continuación, no están elegidos al azar). Fluctúan así entre los capitales económicos y los simbólicos de la mejor manera que pueden, a la vez que ellos mismos se convierten en capital humano de cambio en una industria completamente globalizada, ahora sí, a través de las redes sociales, que borra las marcas geográficas de los objetos culturales y las personas. Nosotros nos movemos entre levantar proyectos de investigación que quieren convertir el aparataje teórico en trabajo empírico, y la organización y gestión de recursos educativos que nos ayuden a orientarles en un marco cada vez más cambiante y difuso. Las líneas convergen casi de forma natural: del universo de las personalidades televisivas al universo youtuber; de una crisis del cine nacional a una crisis del cine; del rap al trap; y de los boletines/working papers agitadores a los proyectos de investigación que apuestan por la transferencia. Mientras tanto, ahí fuera, Operación Triunfo reverdece sus laureles. Quizá por eso, dos décadas después, podemos empezar a vislumbrar, a modo de genealogía foucaultiana o contra-historia, la senda que desde “Ciento Volando” nos trae hasta el presente.

 

Referencias:

Palacio, Manuel (2007). “Estudios culturales y cine en España”. Comunicar, XV (29), 69-73.

 

Josetxo Cerdán Los Arcos

Miguel Fernández Labayen

jcerdan@hum.uc3m.es

mflabaye@hum.uc3m.es