DESPATE Y CINE ‘S’

Apocalipsis Sexual (Carlos Aured y Sergio Bergonzelli, 1982)

Ejemplo brutal de las cotas extremas que alcanzó el Cine S, en el que la representación de la violencia podía ser más explícita que la del sexo. Una trama terrorista (que se puede leer en el contexto violentísimo del momento) es la excusa para la representación de imágenes de sadismo impensables en el cine comercial […]

Cartas de amor de una monja (Jorge Grau, 1978)

Ejemplo perfecto de cómo el melodrama clásico se refugió en el cine erótico tan en boga entonces. Es también una muestra del reciclaje del “star-system” español: AnalíaGadé, gran nombre de antaño, se adaptaba a las exigencias del público, igual que su director, Jorge Grau. El convento como lugar de encuentros eróticos fue un favorito, dentro […]

El fontanero, su mujer y otras cosas de meter (Carlos Aured, 1981)

Título mítico del Cine S, más famosa por la gracia del nombre que por la película en sí misma (que fue, en cualquier caso, de las más taquilleras de su género). El film es un claro ejemplo de cómo el erotismo de los años 70 y primeros ochenta se basaba en historietas y mitos (en […]

La caliente niña Julieta (Ignacio F. Iquino, 1981)

Iquino, que había hecho cine religioso y conservador, se pasaba a la moda primero del destape y después del cine erótico, consiguiendo grandes éxitos. Ésta fue una de sus películas más famosas, y bajo la máscara de la liberación sexual presentaba grandes mensajes de condena a las libertades democráticas.

Pasión Prohibida (Armando de Ossorio, 1982)

Susana Estrada. La más atrevida de todas las actrices atrapadas por el Cine S, Susana Estrada encontró su gran momento mediático cuando una foto inmortalizó su pecho desnudo junto al carismático alcalde Enrique Tierno Galván. De entre todas sus películas, Pasión Prohibida (Armando de Ossorio, 1982) no fue la más popular pero sí una de […]

Polvos mágicos (José Ramón Larraz, 1983)

Una muestra de la popularísima suma entre comedia popular del Landismo y Cine S, que siempre empujaba hasta los límites a los géneros con los que se hibridaba. José Ramón Larraz fue uno de los directores que más experimentó con el género erótico. Este film se puede ver como la verdadera última pieza del eslabón […]