La línea del cielo (Fernando Colomo, 1983)

La comedia madrileña cruzaba el océano con esta producción, grabada en Nueva York, que adaptaba las penurias de los personajes que interpretaba Antonio Resines a las ansias del país por no conformarse con ser europeos una vez que ese objetivo ya se había logrado.