Terror

La desaparición de dos de los géneros más populares de los sesenta (el spaghetti-western y los musicales con niño) coincidió con la irrupción de un género prácticamente inédito en la industria española, que pronto tendría su propio star-system y una repercusión internacional inusitada. Jacinto Molina, que combinaba su nombre con su pseudónimo (Paul Naschy), fue el más popular de una lista que incluye a Jesús Franco, Amando de Ossorio y Jorge Grau, entre otros. Solo a partir de los años 90, el terror se convertiría en un auténtico género “mainstream” en el panorama cinematográfico español.